10 Razones para viajar en pareja

Tener una pareja es hermoso. Es una persona que comparte tus gustos, pasiones y que chance y pueden odiar a la misma persona en común.


Bueno, no tanto. No odies a nadie, por favor, pero entiendes el punto. El caso, es que la vida en pareja es muy bonita.


Así se vean sólo los fines de semana, cuando van al trabajo, diario, por horas o minutos, si hay amor, hay disposición, y con eso ya tienes todo.


Si hacer turismo es increíble, ahora imagínate hacerlo con tu pareja. Los viajes están destinados para compartirse, y qué mejor que con esa persona especial.


Muchas personas no tienen claro cuáles podrían ser los beneficios de viajar en pareja, y al menos, la siguiente lista es por experiencia…


Por experiencia de los demás, porque estoy más solo que la primera rebanada de la bolsa del pan blanco.

En fin, te contaré un poco de lo que me contaron a mí y que, sin duda, te motivará a viajar con tu media naranja, medio mezcal o lo que gustes.

Para salir de la rutina

La rutina mata poco a poco el alma y tu espíritu. Sea en el trabajo, en la escuela o en una relación, eso siempre es peligroso.


En cualquiera de los puntos anteriores, tu relación corre riesgos, y qué mejor que darse un respiro de todo con un viaje.


Si crees que gastarás mucho, no te preocupes, porque eso no es necesariamente cierto.


Puedes visitar Pueblos Mágicos increíbles en un fin de semana y gastar poco, o si te animas, descubrir otros destinos turísticos cerca de ti.


Te recomendamosLas mejores tres horas de tu vida: Destinos turísticos cerca de la CDMX


No hay nada mejor para salir de la rutina que darte un rol por algún Estado de la República Mexicana.

Háblalo con tu pareja, y escojan aquí su próximo destino.

 

Pasar más tiempo juntos

A veces, el propio ritmo de la vida no nos deja compartir tanto tiempo como queremos con nuestra persona especial.


Los horarios de oficina de 9 a 6, los estudios, infinidad de cosas que tenemos que hacer… no nos damos abasto.


De plano querríamos que los días fueran de 27 horas para perdernos en los ojos de la persona que queremos, pero pues no se puede.


Lo que sí puedes hacer, es tomarte un fin de semana y organizarte bien para darte una escapada con tu pareja.

Quizá no lo puedas hacer seguido, pero no negarás que dos días en pareja nadie te los va a quitar, y seguramente serán increíbles.

Compartir aventuras

En una relación, siempre hay alguien que “jala” al otro para que haga algo nuevo.


Dependiendo de quién seas en la relación -el tranquilo o el que jala al otro-, ésto es un buen pretexto para conocerse más.


Algunos de mis amigos me han contado que sus parejas los sacaron de la zona de confort y ahora no paran de viajar.


No está mal. Compartir un viaje es más que compartir gastos o una habitación, es compartir aventuras únicas en la vida.

Si tienes la oportunidad de viajar con tu pareja, ¿Por qué esperar más tiempo?

Ser románticos

Ok, ok. Antes de que digas que “se puede ser romántico en cualquier lado”, ya lo sabemos, pero en un viajecito no está de más.


Por ejemplo, si quieres hacerlo pero temes por la integridad física de tu persona y de tus bolsillos, hay opciones baratas increíbles.


Puedes ir a Puebla, a algunos de sus Pueblos Mágicos, como Zacatlán de las Manzanas, Atlixco o, nuestro favorito, Chipilo.

En Chipilo puedes encontrar la pura sabrosura gastronómica. Quesito de cabra único, pasta al puro estilo de Italia y un buen vino para degustar.


Es un pueblo muy tranquilo, y estamos seguros que la pasaran muy, pero muy bien.

Aprender a decidir juntos

Si cuando le preguntas a tu pareja “¿A dónde vamos a comer?” y te responde que “a donde quieras”, prepárate para sufrir el verdadero terror.


Aprender a decidir y mediar las actividades que hacen en pareja es importante, y si cosas como el cine o la comida se complican, esto puede ayudar.


Planear y decidir un viaje no sólo se trata de dinero y de un buen par de maletas, sino de coordinación de medallista olímpica para poder tener éxito.


La primera decisión que tendrás que llevar a cabo, es a del lugar a donde quieren ir. Aquí te puedes dar una idea de algunos destinos baratos.

Lo mejor de todo, es que si pueden hacer esto, prácticamente las dudas de otras actividades desaparecerán con el tiempo.


Inténtalo. No hay nada que perder.

Conocer mejor al otro

No es lo mismo estar cinco horas con una persona que pasar más de dos días enteros compartiendo todo.


Si tienes planeado vivir con esa persona, un viaje de unos cuatro días, en puente, puede ser una buena opción.


Conoces los hábitos de tu pareja, sus costumbres, si avientan la ropa al piso, si dejan el baño… pues como está, como lo que es: un baño.

Aprender a compartir

Sabemos que hay objetos son muy personales, pero que a veces hay que aprender a compartir.


Un viaje de pareja es quizá, la experiencia más cercana que puedes tener antes de dar el gran paso de vivir juntos.


Compartir no sólo es sobre objetos de uso cotidiano, o para ver cómo lucen sus cepillos de dientes juntos en un vasito.


Es más que todo lo anterior, es más que lo material. Compartir puede ser desde una buena comida, la compañía y un destino en particular.

Mejorar la convivencia

Las diferencias en pareja existen, y qué raro sería de no ser así. O tienes una relación perfecta o tu relación es imaginaria (como la mía).


Ya, sin bromear. A veces, no podemos estar de acuerdo en todo, y lo anterior puede mermar, en cierta manera, la convivencia entre ambas personas.


Las posibilidades de realizar turismo en México abren nuevas posibilidades y opciones para conocer a tu pareja, y ¿Quién no quiere mejorar la convivencia?

Hagan la prueba, estamos seguros que regresarán con nuevos ánimos y arreglarán una que otra diferencia que hayan tenido.

Recuerdos inolvidables

Siempre hay una anécdota qué contar sobre una relación, y qué mejor que la próxima sea de tu viaje a Monterrey o Guadalajara.


Si decides aventurarte con tu media naranja a lo desconocido, seguramente crearán recuerdos inolvidables que fortalecerán su relación.


Las fotos son importantes, por supuesto, pero lo que se queda en la cabeza y en el corazón va a otro nivel.

Enamorarse más

No necesitas de un viaje para hacerlo peeeero sí que puedes hacerlo un poquito más si eliges el destino correcto.


Un viaje es un excelente detalle, y aunque la vida no se trata de dar y dar para ver qué sacas, si te nace del corazón, algo increíble saldrá.


El proceso de enamoramiento jamás debe terminar. Sea tu novia o esposa, novio o esposo, date el tiempo para tener detalles con tu persona especial.

¿Por qué no te lanzas a San Luis Potosí para visitar Xilitla? Es un destino de amplia vegetación con aguas cristalinas.


Con todo lo anterior, te enamoras más porque te enamoras. Garantizado.

Comentarios

comentarios