5 Problemas de viajar con amigos

Lo ideal sería que una amistad durará una eternidad. Por supuesto, nos referimos a una amistad sana y no a una relación tóxica.

Hay personas que poco a poco se han metido tanto en nuestra vida, que son algo más que “solo amigos”, sino que tienen un nivel más alto de importancia. 

La amistad poco a poco se va convirtiendo en una especie de segunda familia, una que elegimos y que por eso mismo debería ser mejor para nosotros. 

Hay muchas cosas que puedes hacer con tu círculo de amigos, sin embargo, viajar podría ser la clave para fortalecer más dicha relación

Viajar por México -y en general-, siempre te dejará grandes aprendizajes, algunos muy buenos y otros… no tanto. 

A pesar de que viajar con amigos siempre ha sido planteado como algo mágico -y lo es-, también existe el lado oscuro de esta actividad. 

A continuación, podrás leer los 5 problemas de viajar con amigos. Algunos son más comunes y otros no tanto. 

Los siguientes puntos te ayudarán a identificar posibles problemas si es algo que tienes en tus planes, y dicen que más vale prevenir que lamentar

Falta de comunicación

Saber hablar y decir lo que queremos es fácil, pero ponernos de acuerdo con otras personas puede ser un verdadero reto. 

La comunicación es la base de cualquier tipo de relación, y en el caso de un viaje, no es la excepción. 

En dado caso de que una o más partes del viaje no estén claras, o peor aún, que no todos sepan de lo que se habla, terminará en un caos. 

Es importante saber qué se quiere decir y cómo se quiere decir, y si eso falla, seguramente todo tu plan de viaje también. 

Desde el lugar que deciden visitar hasta algo mínimo como el asiento de autobús que cada quién ocupará, poner atención al detalle es importante. 

Viaja con amigos que te lleves súper bien y, sobre todo, que tengan la madurez emocional para aceptar un sí o un no en caso de ser necesario (igual tú, por supuesto).

Disponibilidad de tiempo

Otro de los puntos importantes. Aquí es donde comprobarás la compatibilidad de tu círculo de amistades, y la organización

No todos pueden descansar por 15 días al año (como en tu sueño laboral), así que toca acomodarse a los tiempos de otras personas. 

En algunas ocasiones, unos querrán viajar en temporada baja, con la tranquilidad de los destinos turísticos, y otros, prefieren rodearse de gente. 

Eso no debería preocuparte, más bien, el hecho de que no todos cuentan con los mismos días de vacaciones, o no todos aman la primavera o el invierno. 

Es una pieza fundamental conocer con mucha antelación el número de días y los meses donde “todos pueden ir”. 

Evitas peleas, evitas gastos de más o los típicos “queda mal” que pueden convertir uno de tus viajes de la vida en la pesadilla de la temporada.

El respeto al derecho ajeno es La Paz

Esto es básico. Respetar te lo enseñan en casa, en la escuela y a lo largo de toda tu vida, es un valor que se refuerza con el tiempo. 

A pesar de que puede sonar lógico para muchas personas, hay otros que no lo tienen tan apegado a su código de etiqueta y se les puede olvidar en ocasiones. 

El exceso de confianza muchas veces puede tornarse en situaciones incómodas, sobre todo, si compartirás habitación con tus amigos. 

Puedes decir que los conoces de hace diez años, pero sus hábitos diarios no, así que sé precavido. 

Algunos dejan la ropa interior en el piso, prefieren andar semidesnudos por la habitación… o roncan, las posibilidades son bastantes. 

Si eres muy picky con el aseo personal, este puede ser un gran problema. Hay guerras que se han iniciado por un cepillo de dientes. 

Bueno, bueno, lo anterior puede sonar exagerado, pero estamos seguros que a nadie le agrada que tomen sus cosas sin permiso.

Diferencias entre compañeros de viaje

Problemas siempre habrá, el cómo decides enfrentarlos es muy diferente. 

Como dicta la frase anterior, hay que aprender a seleccionar las peleas que uno enfrenta, y quizá el viaje no sea del todo perfecto si hay demasiadas. 

Lo ideal, sería estipular reglas claras antes del viaje y, si todos están de acuerdo, comenzar con la planeación. 

Elijan un líder, y si todos se comprometen a una fecha exacta, respetarla. Si todos se comprometen a pagar X cantidad, hacerlo.

Lo mismo ocurre con el itinerario. A veces, hay que mentalizarse que salen imprevistos y que NO todo se puede hacer. 

Si todos comprenden lo anterior, y que hay ocasiones donde uno tiene que ceder, la convivencia será mejor. 

Otro punto a tomar en cuenta es el hecho de las personas que eliges. Obviamente no irás acompañado de personas que se caen mal, o dos personas que antes fueron pareja… 

Evita situaciones incómodas lo más que puedas, tu viaje y tus planes te lo agradecerán. 

Exceso de personas en el plan

Donde comen dos, comen tres, pero no diez… o igual y sí, pero no a todos les va a tocar lo mismo. 

Realizar viajes en grupo es una experiencia de otro nivel, sin embargo, debes tener presente que entre más personas, la organización es más necesaria. 

Piensa en que si van más de cinco personas, deberán establecer roles clave para que todo funcione. 

Imagina que una sola persona quiere hacerse cargo de todo, probablemente, muy probablemente, termine en un psiquiátrico.

La delegación de actividades es importante, y claro está, que todos estén dispuestos a colaborar. 

Tú puedes encargarte de comprar los boletos de todos a tiempo, otra persona del hotel, alguien de investigar los mejores lugares para comer… la decisión final es tuya (y de tus amigos). 

Más no siempre quiere decir mejor, así que si te quieres conectar de verdad con tus amigos, compra tus boletos con Busolinea

Compra tus boletos de autobús por internet y evita las filas. Goza los beneficios del boleto electrónico. 

Comentarios

comentarios